Adaptación de lentes y lentes de contacto

CONSEJOS PARA USO DE LENTES DE CONTACTO

Si es la primera vez que usas lentes, es fácil acostumbrarte a manipularlos y usarlos. Tus ojos necesitarán un poco de tiempo para adaptarse. No te preocupes, ¡no llevará mucho tiempo!

Aquí te presentamos algunos consejos útiles para manejar tus lentes de contacto, aunque siempre debes recordar que tu primer contacto para recibir indicaciones es tu profesional de la visión. Esta información no sustituye las indicaciones que él puede proporcionarte.

Al principio puede resultar un poco abrumador tocarse los ojos. Pero antes de que te des cuenta, manipular los lentes será tan natural como cepillarte los dientes.

  • Empieza siempre por el mismo ojo cuando coloques o retires los lentes, para que no se te confundan.
  • Antes de tocar tus ojos o los lentes de contacto, lava siempre tus manos y sécalas con una toalla sin pelusa.
  • No te talles los ojos. Es fácil tocarse los ojos sin pensarlo, pero no querrás pasarles suciedad u oleosidad de tus dedos a los ojos, o desprender el lente.
  • Mantén buenas prácticas de higiene. Limpia, desinfecta y guarda los lentes y el estuche de los lentes como te lo indicaron. Nunca enjuagues los lentes o el estuche con agua corriente.
  • Cumple con el cronograma y reemplaza los lentes de contacto según lo recomendado por tu profesional de la visión.
  • No utilices los lentes de contacto por un período mayor al indicado por tu profesional de la visión.
  • ¿El lente se encuentra del lado correcto? Si el lente está al revés, no se ajustará correctamente y se sentirá raro. (Imagen A)
  • Para ver cuál es el lado correcto, coloca el lente en la punta de tu dedo y acércalo a la luz. Si los bordes están hacia afuera, está al revés. Si tiene forma de copa con los bordes suaves, está bien.
  • ¿Tu lente tiene una pestaña, una pequeña partícula de arenilla o pelusa? Con las manos limpias y secas, cuidadosamente desplaza el lente del centro de tu ojo abierto y muévelo de nuevo al centro mientras sostienes los párpados inferior y superior con los dedos.
  • ¿El lente está dañado? Una ruptura o rasgadura en el lente irritará tu ojo. Si piensas que tu lente está roto o rasgado, lava y seca tus manos con una toalla sin pelusa y reemplaza el lente por uno nuevo.

Video instructivo para colocar lentes de contacto.